Las temperaturas ya son muy calurosas para nuestros perros. Por tanto, hay que facilitarles el acceso a una zona fresca y protegida del sol. El bebedero debe estar siempre lleno y controlar que el agua no esté demasiado caliente.
Si sales de paseo, evita las horas más calurosas y dales la oportunidad de que se hidraten. No esperes a que jadeen en exceso.

Si vives en una casa, con terraza grande o jardín, puedes ofrecerles distracciones que les ayude a refrescarse. Una pequeña piscina les permitirá echarse en el agua o chapotear en ella. Dentro de la piscina, si es un perro activo y con ganas de juego, puedes añadir juguetes que floten. También puedes utilizar barreños más pequeños que no ocupen tanto espacio, pero que el animal pueda disfrutar introduciendo la cabeza o salpicarse con las patas.
Las esterillas con gel refrescante y sin necesidad de agua, refrigeración o conexión eléctrica, les gusta para descansar con comodidad sin el calor que aporta su camita habitual o la dureza del suelo. Los perros de edad más avanzada o con problemas osteoarticulares, lo agradecerán.

Existen ideas más sofisticadas, como el chaleco refrescante Hurtta cooling vest ¡No olvides habituar al perro antes de ponérselo por primera vez! Consulta con tu veterinario y/o etólogo clínico para que te enseñe la técnica de habituación.
Las fuentes que se activan con el contacto de la pata, es una buena forma de que tu perro beba agua y se distraiga cognitivamente. No obstante, déjale su cacharro habitual, por si falla la tecnología. Practica con tu perro su funcionamiento antes de usarla cuando se quede solo ¡Lo aprenderá fácilmente! The “original” doggie fountain.

Otra idea de enriquecimiento ocupacional en verano es utilizar un taper, rellenarlo con agua y añadir trocitos de fruta como la manzana (no uses nunca uva por su toxicidad) u otro tipo de premios que le gusten. Lo congelas y luego lo mojas con agua para que no se le pegue la lengua al hielo, y lo viertes en el suelo para que lo chupe. Otra alternativa es utilizar un Kong relleno de yogurt y congelarlo.

África Emo
Veterinaria y Etóloga Clínica

 

A partir de ahora colaboraremos con África quien ofrece sus servicios en Barcelona y sus provincias Os contamos un poquito más sobre ella:

África Emo veterinaria, Máster en Etología clínica por la UAB, especialista en modificación de conducta y educadora canina por la UAB y PDTE (escuela de educadores caninos de Europa, Turid Rugaas) y entrenadora de olfato por la PDTE. Miembro del grupo de especialistas en etología de AVEPA y ESCVE.

Estudió veterinaria en la UAB y al finalizar sus estudios se trasladó a Suiza donde realizó una estancia en la Facultad Veterinaria de Zürich y trabajó en diversas clínicas veterinarias del país. Su vínculo con Suiza es muy estrecho y de su gente aprende la seriedad en el trabajo y su gran respeto por la naturaleza y los animales. 
Posteriormente, se especializó en comportamiento y actualmente realiza visitas, como etóloga clínica felina y canina, y aprendizaje.

Conocer cómo aprende un animal le permite entender cuáles son sus necesidades de comportamiento y resolver los problemas cuando aparecen.
Trabajar con animales le enriquece, sobre todo porque cuanto más aprende sobre ellos, más le sorprenden. Los perros, por su enorme capacidad de adaptación (aunque a veces lo humanos se lo ponemos realmente difícil) Los gatos, por el estrés que les supone adaptarse a nuestro estilo de vida, poco respetuoso con las necesidades de esta especie.